Observación X517 del paciente R68S

Se acaba de tender en la cama. Parece que busca relajación o descanso, quizá dormir. Pantalón largo suelto de pijama, pero camiseta casi raída del mucho uso, de algodón pero de los chinos con dibujo y lema desvaídos por el uso del tiempo. Parece que iniciara un intento de relajación. Se quita almohada, boca arriba, brazos estirados ligeramente separados de su cuerpo, piernas así mismo. Párpados cerrados, toma inspiración y exhala. Pero no logra, como otras veces, relajar las mandíbulas, que parecen bruxísticas. Parece darse cuenta ahora de esto, porque las relaja al exhalar de nuevo. Ventana abierta, ruidos no tan lejanos de la autovía, hoy viernes noche, las motos parecen complacerse en rugir de fiesta. El paciente parece esta noche un poco menos crispado con estos ruidos. Pero el temblor de sus párpados,  la vuelta a contraer el rostro, indican que su intento de soltarse no es logrado. Después de unos minutos, abandona. Se coloca de costado izquierdo, al parecer su posición preferida y encoge fetalmente las piernas. Ha vuelto a colocar la almohada debajo de su cabeza y ha encendido un pequeño transistor. Sin embargo, no tarda mucho en cambiar de posturas, pasando por la que parece preferir menos, boca arriba, al otro costado. A veces, se quita almohada y duerme boca abajo. Esta noche parece que no va a conciliar el sueño fácilmente a pesar de la medicación que le administramos. Habrá que observar y vigilarle más atentamente por si deja caer alguna pastilla sin que enfermeros lo vean. No dura mucho en ninguna postura, su agitación parece, si no ir en aumento, no bajar tampoco. Hace poco tuvimos que apostar a una enfermera toda la noche en su observación por riesgo de auto-lesión o, como la noche anterior, por reacciones imprevistas a su ingesta de alcohol. No se sabe aún cómo pudo obtenerlo dentro de esta institución, cuando apenas no lo visita nadie, y el control intenta ser estricto. De todas formas, se sabe que hay compañeros que sabotean la disciplina con los pacientes y tenemos sospechas de que alguna vez, incluso, han “colaborado” con los pacientes, dejándolos salir o, lo que es peor, invitándolos en noches de guardia a salir por ahí a cenas en algunas cuevas del Norte, al parecer a probar el vino…Pero faltan pruebas…se protegen entre ellos, deberemos separarlos…Ah¡ Es muy aburrida la observación de este paciente, en realidad, muy mecánico en sus costumbres. Me pregunto si las observaciones minuciosas deben continuar…O mejor observar a mis compañeros y sus señas de complicidad en las guardias. Así no se puede lograr un tratamiento científico, no se pueden medir las variables, sus resultados quedan distorsoniados. Ahora parece agitarse más, ¿qué hace? le saca las pilas al transistor, ha sido un error dejarle ese chisme, pero…así va esta institución, sin coherencia ni rigor, pero.. ¿será posible? Enfermeros, en seguida, parece que el paciente se ha tragado las pilas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s